martes, 1 de noviembre de 2011

Una llave dorada

Vivir de momentos pasados, porque no me gustan los cambios, porque son bruscos y lo suelen estropear todo, porque me hago la ilusión de que cualquier tiempo pasado fue mejor, porque no paro de revivir esa historia, esa canción, porque me devuelve a mi antiguo yo, porque es mejor, porque me deja sin gravedad, mientras lo observo todo desde esta perspectiva turbia, que solo deja ver las cosas buenas. Lágrimas nunca derramadas, de ira, de frustración, siempre lloro cuando me enfado, por eso evito discutir, o llegar a callejones sin salida, donde da igual cuanto patalees...
Los recuerdos siguen llamando a la puerta, la que no cerraste con llave, ¿y que harás? solo son fantasmas, asesinados por las agujas del reloj, déjalos ir, déjalos ir, no te devolverán a los caídos, solo te recordarán que los has perdido. Pero que dulce sería volver a oír sus voces, fingir que siguen ahí, entonces, ¿que harás? recuerda que son más fuertes, que saben donde pinchar, y que en el fondo, solo estás intentando huir de lo que sientes ahora. Ante ti la cerradura, ¿que harás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario