jueves, 10 de noviembre de 2011

Peor que despertar

¿Acaso era solo una idea, un escalofrío?

Se oye ese rugido, esa única voz formada por tantos alientos perdidos y sin rostro, se pierde en la oscuridad, entre luces titilantes y ruido.

¿Esque nunca tuve una oportunidad?

Hace frío, mucho frío, o eso parecen querer decir las manos pálidas, porque no siento nada, solo esa explosión que me consume.

¿Esque no lo deseé con demasiadas fuerzas?

Me vuelvo valiente, quizás sea el falso calor, quizás ya no lo aguante más, saltar al vacío y esperar que algo me sostenga, o despertar.

Adiós, otra vez no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario