jueves, 10 de noviembre de 2011

Algunos no

¿Debería estar triste o contenta? ¿No era yo la que odiaba las obviedades? Como siempre, estoy ausente, perdiéndome en el enmarañado hilo de pensamientos, que se alargan fuera de mi, fundiéndose con el borde de las llamas. Hace mucho que debí quemarlos, supongo que era de las que pensaba que los libros arden mal... pero algunos no.
- Di adiós cariño,- Susurré con voz entusiasta mientras balanceaba su manita de un lado a otro- así, diles adiós a las mentiras, ahora podrás leer... ¿quien sabe? quizás algo más productivo, como un libro de trigonometría.
La pequeña parecía...¿Confundida?¿Enfadada?¿Triste? Puede que todo a la vez, me miraba desde aquellos enormes ojos marrones, haciéndome sentir como si ella fuese la adulta, y yo solo una niña asustada. Después de todo tengo miedo, miedo a llegar tarde, miedo a que a ella le pase lo mismo, miedo a no hallar nunca la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario