domingo, 18 de septiembre de 2011

¡Oh, la estupidez!

¡¿PERO QUE DEMONIOS...?! ¿Y ahora que? ¿Me río o mato a alguien? ¡Que frustrante!
La ira es un sentimiento extraño, pues nunca viaja sola, sorpresa, negación, incomprensión, ironía, tristeza, cansancio... sobretodo cansancio... el mismo que hace que baje la mirada, suspire y arrastre los pies bajo la lluvia, ¿derrotada o vencedora? supongo que es difícil saberlo, ya que yo también he perdido algo, la paciencia. Y aquí llega mi parte favorita de la ira, la parte en que me da igual todo, una parte en la que te sientes terriblemente bien, y que tan facilmente llega, como se irá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario