domingo, 24 de julio de 2011

En la cara oculta de la Luna

Es como siempre ese sonido, el sonido del silencio, el que me despierta a media noche, con la certeza de haber muerto, el frío aun pegado a la piel, los ojos muy abiertos y palabras hechas para no ser pronunciadas. Y juro haber muerto y despertado en ese instante, en ese sueño realidad, en medio de la tranquilidad del inconsciente, creyendo haber cerrado los ojos para siempre. Recuerdo la paz mientras la vista se nublaba, la nada, seguida del revoloteo de mi corazón retomando el vuelo, cuando todo parecía perdido, recuerdo la necesidad agarrarme a la vida con todas mis fuerzas, y multitud de rostros sorpendidos a mi alrededor, a los médicos pronunciando la palabra "Imposible", y a los ilusos, "Milagro", pues no todos nos adaptamos a la realidad, y a veces, es ella la que tiene que ceder, aunque solo sea por un instante... para poder sentir aquello que nadie más pudo contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario