martes, 26 de julio de 2011

Ha llegado

Suspiro entre las sábanas, ya no recordaba lo agradable que puede resultar el sonido de la lluvia al otro lado de la ventana. Una mansa tormenta de verano, casi podría confundirse con el traqueteo característico de los discos de vinilo. Por alguna razón, hace que me sienta más segura y cobijada en esta cálida habitación. Sin embargo, una parte de mí se abandona a la melancolía... En el fondo sé muy bien porqué, de modo que dejo la mente en blanco, y me sumerjo en ese sonido eterno, esperando impaciente a que amanezca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario