martes, 31 de mayo de 2011

Oh, it's too late

Extraño sueño de una noche de verano, de lluvia de estrellas suicidas, que caen lentamente a nuestro alrededor, como hermosos copos de cristal de bohemia, inundándolo todo con su tenue luz, mientras la suave música nos hace girar, tan juntos que parecemos uno.
Y, como siempre, despierto entre lágrimas, olor a óxido, sal y error. Yo solo era una chica que quería sumergirse en tus ojos, y encontrar tesoros en sus doradas aguas, para pagar con ellos esperanzas y otras drogas ¿Que ha sido de aquella canción?¿Que hay de la magia?¿Donde estás ahora?
Yo sigo siendo adicta a las esperanzas, mas ya no me queda nada con que pagarlas, solo conservo el recuerdo de aquella noche, de aquel baile interminable, de aquel silencio que lo decía todo, de tus ojos, de las luces, de mi vestido largo, de tu sonrisa cálida. Que estúpida, pensar que yo era una princesa de cuento, y creerte, y aferrarme a estos recuerdos, y a ti, porque honestamente, nunca dejé de caer cuando ponías esa cara de ángel, justo para cuando la necesitabas, como ahora, mientras me pides perdón, pero ya no veo ese caballo blanco que dices montar, y yo ya no soy tu princesa, así que me voy con mi corona de madera, y no puedo evitar reírme de la expresión que se ha dibujado en tu rostro, mientras veo como te alejas por el retrovisor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario