lunes, 17 de enero de 2011

Día 203

Y me vuelvo loca, río, corro, suspiro, sonrío para mis adentros, para mi corazón, encerrado en esa pequeña habitación de cerradura truncada y paredes huecas. Rebusco entre mis pinceles, creo que es marrón lo que busco, aunque el preso haya confesado que son verdes, es difícil saberlo sin que descubras cuan descaradamente clavo mis ojos en los tuyos. Ni siquiera puedo estrechar tu mano, sentir tu calor, ni una mirada me permito, en un burdo intento por aplazar lo inevitable, por intentar no perderme más en mi cabeza. ¿Lo ves? ya me estoy sonrojado otra vez, siempre la misma historia, pronto la lluvia entrará en escena, pero mientras tanto, sonreiré al sol.
Pobre de mi, hoy soy optimista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario