lunes, 8 de noviembre de 2010

Frío

A veces, desearía no haberte encontrado, desearía no haberte visto emerger de entre las nubes de vapor que colapsaban aquella estación de tren, ojalá no me hubiese quedado mirando, fija y descaradamente, el peculiar brillo de tus ojos, no haber dado un paso hacia delante para que te percataras de mi presencia... y, de ese modo, no haberla visto... Fuese cual fuese la razón, la escogiste a ella, espero que al menos valore lo que tiene...
Suspiro por tu causa una vez más, por sentirme más alejada de ti de lo que nunca imaginé, por no ser capaz de resolver el acertijo... Aun sabiendo que preferiría mil veces dejar de respirar, y sentir como me arden los pulmones, lo vuelvo a hacer, una y otra vez, entre cada torpe paso de baile, suspiros que no valen nada, solo el sonido hueco del viento, que arrastra pájaros de papel al otro lado de mi ventana, y desearía que al menos parase de llover.

No hay comentarios:

Publicar un comentario