viernes, 29 de octubre de 2010

Like a flightless bird

Amor, baja ya de tus tacones verdes, por mucho que aguantes el dolor, seguirás sin tocar el cielo. Cariño, ¿no te das cuenta de que aunque bailes, tus pasos no valen nada sin música que los acompañe? Cielo, baja ya de tus tacones verdes, y olvida lo que has aprendido, porque, antes de tenerlo, ya lo habías perdido. No mi amor, no es mentir, es desear una verdad alternativa, mirar hacia otro lado y seguir caminando. ¿De qué te sirve ser tan cabezota? Serás más feliz así. Eres joven todavía, sal a la calle y enamórate, ya sé que no es fácil, pero, ¿acaso es mejor la otra opción? Olvida todo en lo que creíste, porque esto es la vida real. Amor, baja ya de tus tacones verdes, y vuelve a vivir...
Pero lo cierto es, que cuando caminas descalzo, te das cuenta de que la vida no vale la pena, sin unos tacones verdes desde los que soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario